Skip to content
News Around the World

Capacitación en discipulado es justo lo que una nación necesita

Senegal (MNN).- En un paí­s en el que menos del 6% de la población es cristiana, uno esperarí­a que los misioneros hicieran todo, desde rpedicar, enseñar y propagar el evangelio. Eso es lo que la familia Dalenburg hizo por un tiempo en Senagal con The Mission Society (La Sociedad Misionera). Pero después de algunos años, Adam Dalenburg se dio cuenta de algo: “Durante este tiempo, un proverbio Wolof me vino a la mente: un lagarto siempre es un lagarto, pero un tronco jamás podrá ser un lagarto. Nosotros éramos troncos entre los lagartos, básicamente éramos forasteros. Así­ que tuvimos que hacernos la pregunta para saber cuál era la mejor manera de lograr nuestra meta de ayudarlos para que se ayuden ellos mismos”. Entonces cambiaron su enfoque y crearon un programa de discipulado. Dalenburg cuenta la historia de un hombre: “Él acudió a mí­ con hambre y sed de la Palabra de Dios. Así­ que nos comenzamos a reunir dos veces por semana e hicimos un estudio inductivo del libro de Romanos. Eso avivó su fe. Él tiene planes para volver a Togo e iniciar un ministerio allá”. Ore para que los creyentes se multipliquen a través de este ministerio de discipulado.

Comments are closed.

mis-adamdalenburg

Dos iglesias fueron incendiadas en India