Skip to content
News Around the World

Continúa la sanidad para Japón

Japón (MNN).- Han pasado cuatro años desde que un terremoto y un tsunami destrozaron a Japón.  Más de 250 000 personas todavía están desplazadas.  La contaminación de radiación por el desastre nuclear significa que algunos de los sobrevivientes nunca más regresarán a casa.  Takeshi Takazawa, quien sirve con Asian Access (Acceso al Asia, A2), indica que los escombros fueron limpiados, pero los panoramas espiritual y emocional todavía son un desastre: “Eso seguirá así hasta que la Iglesia se junte en unidad y muestre de forma tangible a la gente el amor de Jesucristo”.

Takazawa señala que no solo comparten: “Provisiones de ayuda humanitaria o limpieza, sino que realmente caminan junto a la gente y recrean la comunidad”.  ¿Por qué es esto importante?  La comunidad es identidad.  La pérdida de la identidad confunde y destruye.  Es vital tomar el tiempo para compartir sus cargas.  Takazawa expresa: “Ese es el componente clave.  Luego Dios provee la oportunidad de compartir quién es Jesús en esa relación”.

Todavía queda mucho por hacer.  ¿Desea orar con Asian Access por estas oportunidades?

 

Comments are closed.

a2tsunami-devastation

Dos iglesias fueron incendiadas en India