Skip to content
News Around the World

La situación permanece incierta cuando las armas nucleares opacan a los derechos humanos

Corea del Norte (MNN).- Las ambiciones nucleares de Corea del Norte están casi en todos los titulares últimamente. Pero, ¿en dónde queda la iglesia perseguida? Jerry Dykstra, quien sirve con Open Doors (Puertas Abiertas) en Estados Unidos, comenta: “Esa es una de las razones por las que debemos alertar a los medios. Debemos hacer una campaña para aquellos cristianos, y mirar más abajo de los titulares sobre estas pruebas nucleares”. Corea del Norte es el peor opresor de los cristianos en el mundo, y el lí­der Kim Jong-Un no está cambiando nada. Dykstra agrega: “No hemos visto que eso hay disminuido en nada durante su primer año en el poder. De hecho, hemos visto incluso más persecución”. Dykstra señala que Open Doors recientemente reportó la muerte de los creyentes: “Creo que esa es sólo la punta del iceberg, porque en realidad no sabemos cuántas personas mueren a causa de su fe en Jesucristo”. Muchos de los 200,000 prisioneros conocidos en los campos de muerte de Corea del Norte son seguidores de Cristo. Dykstra pide oración para que su fe sea fortalecida y por el régimen de Kim: “Todo es posible para el Señor, así­ que debemos acercarnos con la actitud correcta para que Él pueda cambiar las cosas. Y sólo Él puede cambiar las cosas”.

Comments are closed.

odm_barbedwire

Dos iglesias fueron incendiadas en India