Skip to content
News Around the World

Llamado ministerial fuera de lo común encuentra campos blancos en Perú

Perú (MNN).- Las misiones y el evangelismo siempre fueron la pasión de la familia Ivey, pero Arthur Ivey de Mission Society (Sociedad Misionera) declara que el llamado de su familia llegó mientras él leí­a un artí­culo en el periódico sobre la profanación de tumbas en las excavaciones arqueológicas en Perú: “Y el Señor sólo dijo: ‘Eso es lo que quiero que hagas, que vayas a Perú’. Yo prácticamente respondí­: ‘¿Tú quieres que yo profane tumbas en Perú?’ Y el Señor dijo: ‘Sí­. Recuerda. Te he estado enseñando sobre la profanación divina de tumbas en la historia de Lázaro. Ahora, quiero que tú y tu familia vayan a Perú y rueden las piedras de las tumbas del pecado y muerte allá'”. Al principio, ellos vieron un gran éxito en el evangelismo. Ivey agrega: “Entonces nos dimos cuenta de que, en realidad, no habí­a ningún lugar para que los nuevos cristianos sean discipulados ni que puedan crecer”. Ocho años más tarde, hay 2,600 personas en el programa de discipulado. Ivey comparte su mayor necesidad: “Hay que pedir a Dios que más obreros vengan y sean parte de la cosecha que Dios nos ha dado allá en Perú, y que estén dispuestos a ser capacitados y llevados a puntos de liderazgo en el que ellos mismos tengan un corazón para evangelizar y llevar a otros a una relación cercana con Jesucristo”.

Comments are closed.

iveyfamily

Dos iglesias fueron incendiadas en India