Skip to content
News Around the World

Los desplazados de Sri Lank enfrentan las consecuencias de la guerra.

Sri Lanka (MNN).- Los campos de refugiados de Sri Lanka están comenzando a convertirse en “una potencial epidemia”. La hacinación, combinada con las lluvias de monzón y la pobre higiene amenazan los campos con brotes de cólera y tifoidea. Adrian de Visser es el director nacional para Sri Lanka del ministerio Asian Acess (Acceso al Asia), y él describe su plan de acción: “A corto plazo, por supuesto, está incluida la alimentación, ropa, agua y necesidades médicas. A largo plazo esperamos establecer hogares para muchachos y muchachas, centros para viudas, centros de capacitación vocacional”. De Visser también pastorea la iglesia local Kithu Sevana: “Una crisis humanitaria en sí­ misma es una plataforma para servir a la gente que a largo plazo provee aceptación de la Iglesia”. De Visser sabe que esa clase de respuesta eventualmente significa un alcance evangelí­stico: “Existe la necesidad de capacitar a algunos de los pastores disponibles para que sean más efectivos para convertirse en pastores efectivos para su propio pueblo”. De Visser pide oración por los cristianos que responden a esta crisis, y por reconciliación entre los ceilaneses y los Tamil.

Comments are closed.

srilankarefugee

Dos iglesias fueron incendiadas en India