Skip to content
News Around the World

Se entrena a obreros para preocuparse por sí­ mismos y estar mejor equipados para preocuparse por otros

EEUU (MNN).- Han pasado tres meses desde que el huracán Katrina arrasó con la Costa del Golfo en EEUU sin embargo, los estragos persisten. Los obreros de Vida Juvenil del área tratan de recoger los pedazos de sus propias vidas al tiempo que ministran a otras personas necesitadas. El trabajo es agotador y desalentador pero Cindy Mathisloy de Vida Juvenil dice que su preocupación está en los obreros que rinden cuentas en medio de este incidente crí­tico: “La gente que es parte de Vida Juvenil solo quiere dar y creo que esto sucede también con otros ministerios. Entonces siempre es importante instruirles sobre cómo preocuparse por sí­ mismos primero de tal manera que tengan algo para dar”. Y que lo que puedan dar es el amor y la compasión de Cristo aún en medio de la crisis. Mathisloy pide oración por ánimo y fortaleza durante este tiempo donde están tratando de superar el desastre. “Estamos en el segundo, tercero y cuarto nivel de confrontación de la situación. Hay gente que habí­a esperado que las cosas vuelvan a la normalidad y que ahora encuentran que pasan y pasan los meses, y las cosas aún no vuelven a la normalidad”, concluye Mathisloy.

Comments are closed.

Dos iglesias fueron incendiadas en India