Skip to content
News Around the World

Tradiciones ancestrales se enfrentan cara a cara con la esperanza de Cristo

Tanzania (MNN).- ¿Qué se obtiene cuando se toma uno de los grupos étnicos más antiguos del mundo, se agrega un gobierno socialista y se quita un estilo de vida? Se obtiene un grupo étnico, olvidado por el tiempo, que vive en las partes más remotas de Tanzania, los Sandawe. Estas personas tienen acceso escaso o nulo a cuidado médico, y son profundamente religiosos, pero cerrados al cristianismo. Abrir puertas es una de las razones por las que Jonathan Eager de Africa Inland Mission (Misión al Interior del ífrica) dirige una clí­nica médica en esa región central: “Nos asociamos con los pastores y evangelistas locales, y ellos pueden venir a la clí­nica para compartir con los pacientes, orar con ellos y consolar a las familias cuando atraviesan por momentos difí­ciles. Esto en verdad abre muchas puertas para cuidarles y llevarles las buenas nuevas del evangelio”. La familia Eager regresó a los Estados Unidos con licencia, pero se regresarán a Tanzania en junio. Jonathan afirma que el animismo es un enorme obstáculo, sin embargo: “Existe una libertad tremenda cuando la gente acepta el evangelio, llega a los pies de Cristo y son liberadas de eso. Es genial ver que nuestros cristianos Sandawe locales son testigos de eso”.

Comments are closed.

aimclinic

Dos iglesias fueron incendiadas en India