Skip to content
News Around the World

WorldServe Ministries observa una fe asombrosa en Etiopía

Etiopía (MNN).- Si la vida nos da limones, fundemos una iglesia.  Eso es lo que hizo un pastor cuando arrojaron rocas a su congregación en Etiopía.  Wilfred Unrau de Worldserve Ministries (Ministerio Servir al Mundo) comparte sobre el dueño de una discoteca que se convirtió en pastor: “Él vio las rocas y pensó: ‘Un momento, la gente está recogiendo las rocas para que podamos construir nuestra iglesia’.  Así fue cómo este pastor construyó su primer templo, con las piedras que la gente los lanzaba mientras tenían su celebración como iglesia.  Él pensó que fue tan genial que él no haya tenido que ir a recoger las piedras.  Los enemigos de la iglesia lo hicieron por él”.

Como muchos de los socios de WorldServe, este hombre pregunta qué puede hacer con lo que tiene, en lugar de quejarse por lo que no tiene.  Unrau expresa: “En WorldServe estamos contentos de perder nuestra bandera, con el fin de empoderar a los nacionales.  No se trata de nosotros.  Se trata de la obra que Dios está haciendo allá y cómo Dios nos permite trabajar junto a Él para hacer cosas asombrosas.  Esas son las personas que estamos buscando”.

Si desea saber más sobre la historia de este hombre y lo que WorldServe hace en Etiopía, visite el sitio Web de este ministerio.

Comments are closed.

wsm_logo

Dos iglesias fueron incendiadas en India